Tarde malva

XIII
Celestes novillos
las sombras se van;
sobre las lomadas
el viento gañán
pirhuas de luceros
se apresta a segar.

Dulcísimo aroma
da el plácido habal;
vuelven siringuayes
a su colmenar.
-¿Qué gozos al cielo
le envías zorzal?

-¿Quién este rocío;
licor sideral
en ti, hierbabuena,
de amor destiló?
-La palomitaya
que nunca te amó-.

Pesares el molle
le dice al quinhual
y entre juncos de oro
solloza el puquial.

-Hoy estoy aquí,
mañana ya no,
pasado mañana
en dónde estaré.

Lejos canta un hualars
a su huamla en flor.
Quimbeando entre nubes
sepúltase el sol.
Cubre el campo aroma
de anís y alcanfor.

Sobre mi rebaño
rueda el ángelus;
yo en éxtasis quedo
bebiendo la miel
de esta tarde malva:
zagala de amor.